El asilo político en la República Dominicana

La política diplomática aplicada por los gobiernos para recibir a terroristas, secuestradores, presidentes derrocados y personajes de dudosa reputación, constituye una práctica de larga data en la República Dominicana.

Durante la época de RAFAEL L. TRUJILLO, “El JEFE”, abrió las puertas a dictadores que huían al ser derrocados sus regímenes de fuerza. Fueron huéspedes del país Gerardo Machado y Fulgencio Batista, de Cuba; Marcos Pérez Jiménez, de Venezuela, Gustavo Rojas Pinilla, de Colombia, y Juan Domingo Péron, de Argentina.

En el pasado, cada vez que se producía un golpe de Estado en Haití, el país acogía a los derrocados, sin tomar en cuenta, la mayoría de las veces, su ligación con el crimen. Leslie Manigat, su esposa Myrlandet y una hija del matrimonio arribaron el 20 de junio de 1988 procedente de Puerto Príncipe en un avión militar que aterrizó en la base aérea de San Isidro.

El Gobierno emitió un comunicado anunciando que le Concedido Asilo Diplomático. Fue trasladado a un hotel de la ciudad de Santo Domingo; las reservaciones de las habitaciones fueron hechas a nombre de la Cancillería dominicana.

Encabezó el gobierno desde el 7 de febrero de 1988 hasta el 19 de junio del mismo año, Manigat fue derrocado por el Teniente Coronel Henry Namphy, el hombre que encabezó el Consejo Nacional de Gobierno a la caída de Jean Claude Duvalier, Manigat fue elegido en unos comicios organizados por los militares en enero de 1988.

Namphy fue derrocado el 17 de septiembre de 1988 por un golpe militar y reemplazado por una Junta encabezada por Prosper Avril. El país le concedió Asilo Político por “razones humanitarias”, según la Cancillería Dominicana.

Se alojó también en el mismo hotel que usara Manigat; llegó al país el día 18 de septiembre de 1988 en un vuelo privado, acompañado de su esposa y una hija. Fue trasladado, luego de múltiples protestas, a un hotel de la región Este. Hasta la iglesia Católica se pronunció en contra de su permanencia en el territorio dominicano. Prósper Avril fue expulsado hacia la República Dominicana el 24 de noviembre de 1992, cuando intentaba regresar a su país tras haber salido de los Estados Unidos donde residía.

La República Dominicana le otorgó Asilo a FRANCK ROMAIN, ex-jefe de la policía de Puerto Príncipe en la década del 70.

El caso con los terroristas de la ETA es diferente. Vinieron a la República Dominicana en 1989, deportados, tras el fracaso de las conversaciones de ARGEL entre el gobierno español y la ETA. Los dirigentes de la banda Eugenio Etxebeste (“ANTXON), Belén González Peñalva, Ignacio Arakama Mendía, (MACARIO), Angel Uturbe Abásolo y José María Gautxegui. Los etarras vinieron al país fruto de un acuerdo entre los anteriores jefes de Estados Felipe González y Joaquín Balaguer. A los cinco se los moteja de “Históricos”, en alusión a su vieja militancia en la organización.

En marzo de 1994 las autoridades españolas formalizaron una solicitud de extradición contra Arakama Mendía, conocido como Macario, pero el gobierno no acogió la solicitud.

El Juéz Carlos Bueren pidió a las autoridades dominicanas el 28 de diciembre de 1995 la entrega de Antxón, pero el gobierno dominicano tampoco optemperó.

Entre la República Dominicana y España existe un convenio de extradición firmado en 1981.

En julio de 1996, el terrorista Juan María Soares fue condenado a 228 años de cárcel. Había vivido por varios años en Santo Domingo y voluntariamente decidió ponerse a disposición de la justicia Española.

El 22 de Marzo de 1993 llegaron al país como asilados políticos, José Manuel Urbina Lara y Guillermo Oporto, tras mantener durante trece días al embajador y al personal de la embajada de Nicaragua en Costa Rica.

El 8 de marzo el Comando antisandinista Yolaina, integrado por cinco hombres, tomó por asalto la embajada nicaragüense en Costa Rica y, mantuvo como rehenes al embajador Alfonso Robelo y otras 24 personas.

Los secuestradores recibieron 250,000 dólares de rescate; Originalmente el comando exigía un cambio de política en Nica-ragua, la renuncia del Ministro de la Presidencia, ANTONIO LACAYO, Y DEL JEFE DEL Ejército, Humberto Ortega. El acuerdo no incluyó esas demandas. El 26 de marzo Costa Rica solicitó a la República Dominicana la extradición de Urbina Lara, jefe del Comando, quien se casó con una dominicana y publicó un libro en el país de sus vivencias del secuestro.

%d bloggers like this: