Month: November 2015

Diferencia entre País, Nación y Estado

Cuando hablamos de un país, nos referimos al territorio que forma una unidad geográfica o política, limitada de manera natural o artificial. Al mencionar la palabra nación, pensamos en la comunidad de personas que forman parte de un país, dirigida generalmente por el mismo gobierno. Esta comunidad también suele estar unida por lazos étnicos o de historia: la nación es una comunidad, junto con el territorio y todo lo que pertenece a él. La idea de nación puede hacerse extensiva a un grupo disperso que, a pesar de hallarse en distintas regiones geopolíticas, mantiene comunidad de usos y tradiciones: tal como es el caso de los gitanos o los palestinos. El término patria puede aplicarse como sinónimo. La Palabra Estado es más formal y tiene sentido político, pues aplica para describir una nación o territorio con su conjunto de órganos gubernamentales y legislativos, reconocidos de forma unánime por sus ciudadanos

Decálogo del Juez

  1. Ser moral: La augusta majestad de la moral debe ser norma constante del juez; porque sin la aplicación de sus más elementales principios éticos, su delicada función social pierde su esencia, fundamentada en la equidad y la justicia.
  1. Ser Discreto: Callar lo que le dice su conciencia, lo que ve y sabe, respecto de la dignidad de los demás, es el deber ineludible a la función de un juez.
  1. Ser Incorruptible: La conducta de un Juez en su vida pública como en su vida privada, debe desenvolverse de espaldas a los vicios, y a la corrupción evitando que su más sencilla actuación, infrinja la ley y manche su decoro.
  1. Ser Probo: La rectitud de ánimo, la integridad y honradez en el actuar, son cualidades de la hombría de bien que deben primar en un juez.
  1. Ser Pulcro: Entre los atributos que realzan la personalidad de un juez debe existir el de la pulcritud, que consiste en el buen trato para las personas y las cosas, la delicadeza, extremado esmero en la conducta, acción y el hablar, y, en el del aseo personal.
  1. Ser Culto: Una de las cualidades más sobresalientes para un juez es haberse afinado en los conocimientos, ejercitando sus facultades intelectuales, para ser más comprensivo y ajustado en sus sentencias.
  1. Ser Paciente: Sin sufrir y soportar las adversidades y trabajos sin perturbación del ánimo es de ser paciente, un juez, debe serlo, porque con ello templará su espíritu sin caer en la tortura del remordimiento.
  1. Ser Independiente: La autonomía de un juez representa la condición más eficaz para mantener inviolable la potestad de la Justicia y el imperio de la ley, conservando inmaculada su sagrada investidura. Un juez independiente, juzga sin coacción, ni quebrantamiento de la doctrina.
  1. Ser Recto: La firmeza de carácter, la verticalidad en sus actos y los elevados perfiles de la personalidad, darán a un juez apoyo y calidad moral para actuar sin apartarse del recto camino de la razón.
  1.   Ser Justo: Entre los múltiples atributos que contribuyen a la honorabilidad de un juez, están los de cumplir invariablemente las normas de imparcialidad, probidad y ecuanimidad, otorgándole, sin prejuicios, a cada cual, lo que por derecho le pertenece.

*Este decálogo fue elaborado por el profesor José Silié Gatón y entregado a la Suprema Corte de Justicia (Rep. Dom.) por la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. La Suprema Corte, a su vez, lo ha distribuido a los jóvenes del país, por lo que se asume que éste es el perfil del juez que conformará en el futuro nuestra judicatura.

 

Fuente: Gaceta Judicial, 31 de diciembre de 1997 a 15 de enero de 1998, Pág. 4

Creación de la Bandera del Poder Judicial

Creación de la Bandera del Poder Judicial

Resolución No, 166-98

BOLETÍN JUDICIAL No. 1047

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

Considerando, que a través de toda la historia del Poder Judicial, éste al igual que otros organismos estatales ha venido careciendo de una insignia que tienda a simbolizar su integración y su funcionamiento;

Considerando, que el modo más expresivo de honrar el 90 aniversario de la creación de la Corte de Casación, como una función primordial de la Suprema Corte de Justicia, resulta precisamente la creación de dicha bandera;

Considerando, que en virtud de las disposiciones constitucionales y legales que nos amparan, emitimos

con respecto a la Bandera del Poder Judicial de la República Dominicana, la siguiente:

RESOLUCIÓN:

Artículo 1.- La Bandera del Poder Judicial, tiene forma rectangular, y se compone de tres franjas horizontales:  la  superior  color  morado  obispo, representando la judicatura; la intermedia color blanco, representando a los abogados y la inferior, color azul Copenhague, representando al ministerio público. En la esquina izquierda de la franja superior, figura un recuadro que reproduce la Bandera Nacional y en el centro de la franja blanca, en color dorado, la balanza que simboliza la justicia.

Artículo 2.- Esta bandera deberá flotar en todos los palacios y edificaciones judiciales al lado de la Bandera Nacional, la cual acompañará mientras ésta última permanezca en su asta, así como también en las salas de audiencias de todos los tribunales.

Dado en Santo Domingo de Guzmán, D. N., 23 de febrero de 1998.

Firmado: Jorge A. Subero Isa, Rafael Luciano Pichardo, Hugo Alvarez Valencia, Juan Guiliani Vólquez, Víctor José Castellanos E., Ana Rosa Bergés de Farray, Margarita A. Tavares, Julio Genaro Campillo Pérez, Julio Ibarra Ríos, Edgar Hernández Mejía, Dulce Rodríguez de Goris, Juan Luperón Vásquez, Enilda Reyes Pérez, Julio Aníbal Suárez y Eglys Margarita Esmurdoc. Grimilda Acosta, Sectretaria General.

Profesionalización de la investigación criminal

La dinámica investigación-prueba-juicio (“sin investigación no hay prueba” y “sin prueba no hay juicio“) que se presenta como uno de los rasgos más importantes del nuevo ordenamiento procesal penal, unido a la atribución de la investigación plenamente al Ministerio Público y a la policía, obliga necesariamente a atender uno de los aspectos más prioritarios: dotar al Ministerio Público y a la policía de mayor capacidad de investigación y de las herramientas que aseguren una investigación criminal eficiente.

Esto supondrá el desarrollo de protocolos de operaciones o pautas de funcionamiento para fiscales y policías en todo lo relativo a recolección y conservación de evidencias, aseguramiento de la cadena de custodia, conocimiento de las incidencias delictivas más frecuentes, con capacidad de hacer el mapa del delito, así como conocer el circuito criminal en las distintas modalidades criminales.

Para ello, es necesario profundizar la separación de las tareas de investigación de las que corresponden a la seguridad en el ámbito de la Policía Nacional, encarando un fuerte trabajo de formación de investigadores policiales como parte de un sistema de investigación criminal.

Además, resulta imperativo dotar a los órganos de investigación de bancos de información específica y de acceso a todos los registros públicos existentes, pues la posibilidad de disponer en forma rápida de información útil representa un insumo vital para una investigación profesionalizada y eficaz.

Por otro lado, constituye una necesidad impostergable fortalecer e integrar todo el gabinete científico de apoyo a las investigaciones penales mediante la creación del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, como órgano adscrito a la Procuraduría General de la República, con personal cualificado, credibilidad y precisión técnica.

Será necesario además hacer énfasis en la construcción de la relación Ministerio Público-Policía en el contexto de la dirección funcional de la investigación que tiene a su cargo el Ministerio Público, entendida ésta como una relación profesional, donde cada quien cumple una función claramente diferenciada. En el mismo sentido, se encaminarán acciones dirigidas a afianzar la separación funcional entre la policía de investigación y la uniformada, de modo que se pueda facilitar la formación del espíritu de equipo que se debe fomentar entre fiscales y policías.

Procedimientos y formalidades en el manejo de los registros y en las inscripciones de las actas

Duplicado de los Actos

Los Oficiales del Estado Civil están obligados a llevar en dos registros originales los actos de nacimiento oportuno, acto de nacimiento tardío, acto de nacimiento hijo/a de madre extranjera no residente en el país, matrimonio civil, matrimonio canónico, divorcio, defunciones, reconstrucciones, transcripciones, y adopciones. (Art.10 Ley No. 659/44).

Apertura de los Libros

Los Oficiales del Estado Civil deberán procurar antes de iniciar el llenado de un registro que el mismo sea certificado por el juez de Paz del Municipio 0 circunscripción correspondiente, lo cual hará en el reverso de cada tapa o carátula del libro, certificará además el número de folios hábiles de estos registros y los rubricará. (Art.ll Ley No.659/44). Quedan exentos de esta formalidad los registros de nacimiento de hijo (a) de madre extranjera no residente en el país.

El hecho de iniciar un registro sin el cumplimiento de esta formalidad, constituye una falta grave del Oficial del Estado Civil actuante.

Si esta formalidad se hubiera omitido, el funcionario que notare la falta deberá comunicarla de inmediato a la junta Central Electoral, vía Dirección Nacional del Registro del Estado Civil, para gestionar la reparación de la omisión. (Párrafo del Art. 11 Ley No.659/44).

Cuidado en el Registro

El llenado de todas las actas debe ser hecho en letras legibles, sin borraduras, ni tacha­duras, ni dejando espacios en blanco, ni haciendo uso de abreviaturas o de fecha en número. (Art.17 Ley No.659/44).

Las Actas del Estado Civil deberán ser llenadas preferiblemente en tinta azul ó negra (por recomendaciones técnicas de la Dirección de Informática de la junta Central Electoral).

Las actas serán numeradas en orden secuencial y firmadas por el Oficial del Estado Civil, por los comparecientes y por los testigos, o se hará mención de las causas que impidan hacerlo. (Arts. 16,17 y 30 Ley No. 659/44).

La secuencia del libro y del acta debe ser por año, es decir, si el Libro No. 1 de Nacimiento Oportuno del año 2008, se inicia con el acta No. 1, Folio No.1, se llenarán hasta el folio 200 seguidamente, pero el próximo libro, o sea, el No. Z, se inicia con el acta No. 201 folio No.1, y así consecutivamente hasta la conclusión del registro, para cada tipo de actos.

Si en el llenado de los registros en curso, se comete algún error material de escritura u omisión, éste podrá en el mismo momento corregirse mediante enmienda y remisiones al margen, que deberán ser firmadas por el Oficial del Estado Civil y por las partes si supieren hacerlo. (Art. 17 Ley No. 659/44).

Si el Oficial del Estado Civil encuentra en sus archivos cualquier acta en blanco o con omisiones, que evidencien de una u otra forma que el acto fue recibido y no asentado o transcrito debidamente por el Oficial actuante, someterá el expediente a la consideración de la junta Central Electoral, a través de la Dirección Nacional de! Registro del Estado Civil.

Las actas con borraduras, tachaduras, que desnaturalicen la información, y que evidencien intención dolosa o violación a las disposiciones de la ley No. 659 sobre Actos del Estado Civil, deberán ser verificadas mediante su cotejo con el texto de los registros que reposan en la Oficina Central del Estado Civil a fin de determinar si difieren o se contradicen, pero en todos los casos serán remitidas a la Dirección Nacional del Registro del Estado Civil, para su estudio y opinión.

El Oficial del Estado Civil debe de abstenerse de expedir actas con irregularidades, estas deben ser sometidas a investigación ante la Dirección Nacional del Registro del Estado Civil.

Archivo de Documentos

Los documentos, tales como poderes, sentencias, certificaciones médicas o cualquier otra documentación que haya servido de soporte en la instrumentación de las actas, deberán ser protocolizados y ordenados cronológicamente y guardados celosamente en los archivos de la Oficialía. (Art.14 Ley No. 659/44).

Duplicidad en el llenado

Es obligación del Oficial del Estado Civil llenar concomitantemente los dos libros originales en curso de cada acto, ya que a más tardar el 30 de enero de cada año deberá enviar los originales que corresponden a la Oficina Central del Estado Civil. (Art.13 Ley No.659/44).

Clausura del Registro

Antes de ser remitidos a la-Oficina Central del Estado Civil, en ambos registros el Oficial del Estado Civil extenderá inmediatamente después del último acto del registro princi­pal, el Acta de Clausura, indicando el número de actos que contenga cada registro, la fecha y hora de la clausura. (Art. 18 Ley No. 659/44).

 

Fuente: Manual del Oficial del Estado Civil