Category: Derecho Penal

Día del Poder Judicial La Romana 7 Enero 2017

El siete de enero de cada año se conmemorara como “Día del Poder Judicial”, así lo enuncia el párrafo, del artículo 40 de la Ley de Carrera Judicial No. 327-98.
La celebración del 7 de enero da inicio a un nuevo año judicial. En este día se rinde cuentas del año anterior y expone las metas, planes y programas al servicio de la justicia dominicana para el nuevo año.

 

 

Glosario sobre la teoría jurídica del delito

GLOSARIO
Teoría Jurídica del Delito

Dr. Edgar De León

Abaco: Antiguo instrumento de calculo. Es un cuadro de madera con alambres paralelos en los que hay bolas movibles.

Aberratio ictus: Se produce cuando el ilícito se lleva a cabo en perjuicio de la persona equivocada.

Ejemplo: A quiere matar a B, que está sentado junto a C; apunta mal y en lugar de matar a B, mata a C, a quien no quería matar.

 

Acción: En un sentido amplio, se entiende como cualquier comportamiento humano. Desde el punto de vista penal, significa la exteriorización de la resolución delictiva.

 

Anomia: Estado de aislamiento del individuo, o desorganización de la sociedad, debido a ausencia, contradicción o incongruencia de las normas sociales.

 

Antijurícidad: Es la oposición voluntaria al ordenamiento jurídico. Actúa antijurídicamente quien contraviene las leyes penales.

 

Antropología criminal: Creada por Lombroso (medico y antropólogo), es la ciencia que estudia al hombre criminal. En el estudio del hombre delincuente se tienen en cuenta sus características anatómicas y psíquicas, así como el ambiente social en el que se desenvuelve su actividad.

 

Antropología: Ciencia que tiene por objeto el estudio del hombre y de su cultura, además de sus interrelaciones con el medio biológico, geográfico e histórico.

 

Apología: Es el discurso hecho en defensa o alabanza de personas o de cosas. Se llama apología delictiva cuando se defiende o alaba a personas que han cometido un delito o al propio delito cometido por esas personas.

 

Aporía: Dificultad lógica insuperable que presenta un problema especulativo.

 

Arché: Vocablo con el que los filósofos griegos se referían al principio de todas las cosas, que puede entenderse como el elemento del que todo lo demás deriva o bien como aquello por lo que las cosas son lo que son.

 

Atribuibilidad: Es categoría intermedia entre lo ilícito y la culpabilidad (responsabilidad). Permite establecer si tiene o no sentido político-criminal, indagar sobre la responsabilidad individual del autor.

 

Autoría mediata: Se caracteriza porque el autor del hecho utiliza a otra persona como un instrumento para la ejecución del delito.

 

Autoría: Cuando se lleva a cabo una conducta antijurídica con el dominio de la acción.

 

Causalismo: Teoría esbozada por Beling y von Liszt, a principios del siglo XX, cuyo principio era que la acción se configuraba como una categoría autónoma de carácter ontológica y causal, puramente descriptiva y objetiva, caracterizada por el impulso de la voluntad.

Conditio sine qua non: Que todas las condiciones son equivalentes causas.

Conducta: Conjunto de actitudes y reacciones del individuo frente al medio en que se desenvuelve. Se encuentra determinada por la estructura biológica y la herencia sociocultural.

 

Conglobar: Unir, juntar cosas o partes, de modo que formen un conjunto o montón.

 

Culpa: Es la producción de un resultado típico y antijurídico, previsible y evitable, a consecuencia de haber desatendido un deber de cuidado que le era exigible.

 

Culpabilidad: La culpabilidad es la reprochabilidad de la conducta de una persona imputable y responsable, que pudiendo haberse conducido de una manera no lo hizo, por lo cual el juez le declara merecedor de una pena. Es la situación en que se encuentra una persona imputable y responsable.

 

Delito: Es toda acción típica, antijurídica, culpable y punible.

 

Dialéctica: Rama de la filosofía que trata del razonamiento y de sus leyes, formas y modos de expresión. Es el arte de argumentar.

 

Dolo: El dolo es la producción de un resultado típicamente antijurídico, con consciencia de que se quebranta el deber, con conocimiento de las circunstancias del hecho y el curso esencial de la relación de causalidad existente entre la manifestación humana y el cambio del mundo exterior, y con voluntad de realizar la acción y con representación del resultado que se quiere.

 

Dominio del hecho: Dícese cuando un autor, aunque no hay cometido el hecho, puede ser imputado o señalado como responsable, si ha tenido conocimiento y voluntad de que se produzcan los hechos, porque ha existido una cadena de mando que él conoce y domina.

 

Error de prohibición: Consiste en el desconocimiento, inevitable o evitable, de la ilicitud penal de la conducta, lo que implica que la persona tenga le creencia errónea de que la conducta que realiza no está sancionada por las leyes penales.

 

Error de tipo: El error de tipo consiste en el desconocimiento por parte del agente de alguno o todos los elementos descritos en el tipo. Es un excluyente del dolo.

 

Error in objeto (o in persona): Estos supuestos se caracterizan porque el autor confunde el objeto de ataque, dirigiendo su acción contra un objeto (o una persona) distinto del que pretendía.

 

Escolástica: Escolasticismo, corriente filosófica de la Edad Media, en que domina la enseñanza de la doctrina de Aristóteles.

 

Estado de derecho: Forma política caracterizada por la sumisión del poder al Derecho, mediante la limitación jurídica de su actividad.

 

Estado de excepción: Situación de anomalía motivada por la alteración grave del libre ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos, del normal funcionamiento de los servicios públicos esenciales para la comunidad o de cualquier otro aspecto del orden públicos, para cuyo restablecimiento y mantenimiento es insuficiente el ejercicio de las potestades ordinarias.

 

Estado de necesidad: Es una circunstancia eximente, esto es, el que obra impulsado por la necesidad está exento de pena siempre que se den unos requisitos:

  1. a) que el mal que cursa el que obra por necesidad no sea mayor que el que él mismo trató de evitar;

  1. b) que el estado de necesidad no sea causado voluntariamente por el que obra empuñado por tal;

  1. c) que el necesitado no tenga obligación de sacrificarse por su oficio.

 

Exégesis: Explicación e interpretación, especialmente de los libros de la Biblia.

 

Filosofía: Ciencia que trata de la esencia, propiedades, causas y efectos de las cosas naturales.

 

Finalismo: Corriente doctrinal en derecho penal cuyas tesis fundamentales son concebir la acción como una “acción final”, el “dominio del hecho” como criterio determinante de la autoría y el “poder actuar de otro modo” como nota esencial de la culpabilidad.

 

Flexuoso: Que forma ondas, blando, condescendiente.

 

Funcionalismo: Teoría que tiende a explicar los fenómenos sociales por la función que necesariamente ejercen las instituciones o grupos dentro de la sociedad.

 

Garantismo: Es una ideología jurídica, cuya noción central es la “garantía”. Ferrajoli, es el padre del Garantismo, quien define la garantía como “cualquier técnica normativa de tutela de un derecho subjetivo”.

 

Hedonismo: Doctrina que proclama como fin supremo de la vida la consecución del placer.

 

Hermenéutica: Arte de interpretar textos para fijar su verdadero sentido, y especialmente el de interpretar los textos sagrados.

 

Imputabilidad: Posibilidad de considerar a una persona como autora de una infracción, tanto desde el punto de vista material como moral. La imputabilidad es la capacidad psíquica de una persona de comprender la antijuridicidad de su conducta y de no adecuar la misma a esa comprensión.

 

Inimputabilidad: Es el estado de incapacidad para conocer el deber ordenado por la norma y la ineptitud de actuar, por cuenta propia, con arreglo a su mandato. Sus causas son: Enfermedad mental, Grave Insuficiencia de la Inteligencia, Grave Perturbación de la conciencia y, Ser menor de 16 años.

 

Insondable: Que no se puede comprender.

 

Legitima defensa: Estado de la persona que para protegerse a si misma o a un tercero contra la amenaza de un mal grave e inminente resultante de una agresión injusta, se halla en la necesidad de cumplir un acto prohibido por la ley penal.

 

Mutatis mutandis: Cambiando lo que se deba cambiar.

 

Nexo causal: Es la relación de causalidad entre el acto y el resultado.

 

Norma jurídica: Es la regla de conducta exigible en la convivencia social que trasciende en derecho.

 

Objetivo: Relativo al objeto en si y no a nuestro modo de pensar o sentir. Se dice de lo que existe realmente, fuera del sujeto que lo conoce.

 

Ontología: Parte de la metafísica que trata del ser en general y de sus propiedades trascendentales.

 

Populismo: Doctrina política que pretende defender los intereses y aspiraciones del pueblo.

 

Positivismo: Doctrina filosófica formulada por A. Comte, que solo confiere validez científica a los conocimientos que proceden de la experiencia, rechazando las nociones a priori y todo concepto universal y absoluto.

 

Preterintencionalidad: praeter intentionem: más allá de la intención. La preterintencionalidad tiene lugar cuando el autor quiere producir dolosamente un determinado resultado lesivo, pero termina por producir un resultado más grave que el abarcado por su dolo.

 

Prima facie: A primera vista.

 

Propedéutica: Enseñanza preparatoria para el estudio de una disciplina.

 

Pundonor: Estado en que la gente cree que consiste la honra, el honor o el crédito de alguien.

 

Pundonoroso: Que tiene pundonor.

 

Punibilidad: Ultimo estadio de la teoría del delito en el que se constata la necesidad en concreto de aplicar una pena al agente.

 

Subjetivo: Perteneciente o relativo al sujeto, considerado en oposición al mundo externo.

 

Subsunción: Es la adecuación de los hechos al tipo penal.

 

Teleología: Explicación de las cosas según su finalidad o causa final, entendiendo por tal la razón para la que la cosa existe.

 

Tentativa: Es cuando se principia la ejecución de un delito, y sin embargo éste no se produce por causas independientes de la voluntad del sujeto.

 

Tentativa idónea: Es cuando se realiza todo o parte de los actos descritos por el tipo penal para llegar a su consumación.

 

Tentativa inidónea: Es pretender un acto ilícito contra un bien jurídico protegido que no existe.

 

Teoría Jurídica del Delito: Es el conjunto de estructuras de imputación por medio de las cuales se atribuye responsabilidad penal a un sujeto.

Tipicidad: Es la adecuación de un hecho cometido a la descripción que de ese hecho se hace en la ley penal.

Tipificación penal: Es la criminalización de una norma de cultura realizada por el legislador y establecida en una ley penal.

Tipo: Descripción de un acto omisivo o activo como delito establecido en el presupuesto jurídico de una ley penal.

Ultima ratio: En última instancia.

Voluntariedad: Es la posibilidad de dominio de la actividad o pasividad corporal a través de la voluntad.

Cómo comportarse en una sala de audiencias

Comportamiento de los asistentes en la Sala de Audiencias en el Sistema Penal Acusatorio Dominicano.

sala-de-audiencia-1Está prohibido el ingreso a la sala de audiencias de los menores de doce años, salvo que estén acompañados de un mayor de edad responsable del menor.

Tampoco pueden ingresar militares o policías uniformados, salvo que cumplan funciones de vigilancia o custodia.

Del mismo modo les está vedado el ingreso a personas que porten distintivos gremiales o partidarios.

El tribunal puede imponer un límite al número de personas admitidas en la sala de audiencias en atención a las condiciones de espacio y al mantenimiento del orden.

sala-de-audiencia-0Quienes asistan a la audiencia deben guardar el debido respeto y silencio mientras no sean autorizadas a exponer o deban responder a las preguntas que les son formuladas. A excepción del personal de custodia y disciplina.

Nadie puede portar armas u otros instrumentos aptos para molestar, perturbar  u ofender a los demás.

Todas las personas presentes en la sala de audiencias y las áreas de acceso inmediato deben abstenerse de adoptar un comportamiento intimidatorio, provocativo, ni producir disturbios o manifestar de cualquier otro modo opiniones.

El presidente en el cumplimiento de su poder disciplinario y policía de la audiencia puede disponer el desalojo de la sala o el alejamiento de las personas que alteren o perturben el normal desenvolvimiento de la audiencia.

sala-de-audiencia

Si se comete un delito durante el desarrollo de una audiencia, se levanta un acta y se remite al ministerio público correspondiente.

Los asistentes tambien deben tener encuenta lo siguiente:

a) Que el Celular o Móvil debe estar apagado o vibrando dentro de la Sala de Audiencia.

b) No pueden asistir con gorras o sombreros.

c) No está permitido Pantalones cortos.

d) A las damas no se le permiten que asistan con blusas sin mangas.

e) Está prohibido comer dentro de la Sala de Audiencias.

f) No se debe leer el periódico de tamaño gigante.

g) Dentro de la Sala de Audiencias existen zonas para sentar a los Abogados y Estudiantes de Derecho.

h) La mayor parte del espacio dentro de la Sala de Audiencia es para público.

i) Los reclusos o detenidos también tienen un espacio reservado conjuntamente con los custodias.

Nota: Estas reglas no son limitativas se pueden tomar cualquier medida con la finalidad del buen desarrollo de la Audiencia. (Ver los Artículos 310 y 314 del Código Procesal Penal

¿Puede ser extraditado un menor o adolescente que haya cometido un delito o crimen puede ser extradictado?

En la República Diminicana, se prohíbe la extradición de las personas adolescentes cuando hayan cometido infracción a la ley penal de otro país y fueren solicitados en extradición. Sin embargo, podrán ser sometidos por ante la Jurisdicción de Niños, Niñas y Adolescentes de la República Dominicana, una vez haya sido apoderado por el Estado requeriente. Para tales fines se le aplicarán las normas establecidas en la legislación procesal penal dominicana y este Código.

¿Qué ocurre si un menor de 13 años comete delito o crimen en República Dominicana?

delitos-menores-de-edad¿Qué ocurre si un menor de 13 años comete delito o crimen en República Dominicana? ¿Qué pasa si comete homicidio? ¿Qué pasa si trafica con drogas? ¿Qué hacemos si un menor de 13 años comete el crimen de asesinato?

De acuerdo al código del menor de la República Dominicana, los niños y niñas menores de trece (13) años, en ningún caso, son responsables penalmente, por tanto no pueden ser detenidos, ni privados de su libertad, ni sancionados por autoridad alguna.

¿Cómo se trata el delito de acoso sexual en República Dominicana?

Constituye acoso sexual toda orden, amenaza, constreñimiento u ofrecimiento destinado a obtener favores de naturaleza sexual, realizado por una persona (hombre o mujer) que abusa de la autoridad que le confieren sus funciones.

El acoso sexual se castiga con un año de prisión y multa de cinco mil a diez mil pesos.

El acoso sexual en los lugares de trabajo da lugar a dimisión justificada (Que puedes dejar el trabajo, ir donde un abogado, comunicarlo inmediatamente a la Secretaria de Trabajo de tu comunidad) de conformidad con las previsiones de los artículos 96 y siguientes del Código de Trabajo, sin perjuicio de otras acciones que pueda intentar la víctima”.

A un violador ¿Cuántos años le echan?, ¿Cuál es la condena?

A un violador ¿Cuántos años le echan?, ¿Cuál es la condena? ¿Qué le pasa a un adulto por tener relaciones sexuales con un menor de edad en República Dominicana?

La Violación es castigada en República Dominicana, con la pena de Diez a Quince años de cárcel y multa de cien mil a doscientos mil pesos.

Si la violación fue contra una persona discapacitada, vulnerable, física o mental la condena es de diez a veinte años de cárcel.

Si la violación fue cometida por algún familiar o por alguien que haya adoptado a un niño, niña, adolescente, es castigado por el máximo de la reclusión. Este tipo de violación no tiene derecho a fianza, ni puede acogerse a circunstancias atenuantes.

Nunca un adulto debe tener relaciones sexuales con un menor o menores de edad, las leyes de república dominicanas, prohíben esa conducta y la castigan severamente.

Prevención y control de la violencia

Una vida sin violencia

La violencia suele expresarse en muy diferentes formas del comportamiento de las personas y en ámbitos también diversos. Si bien se trata de un problema que se inscribe dentro de la fenomenología latinoamericana, ello no relativiza ni le quita dramatismo a la cuestión en nuestro país, pues tanto la violencia intra-familiar como la violencia social presentan un alarmante crecimiento, maximizando la sensación de inseguridad de la población.

Pese a la preocupación que genera la violencia y a su impacto real en la interacción social, sus factores desencadenantes no han sido estudiados en nuestra realidad en forma satisfactoria. Por ejemplo, es bastante frecuente mencionar el uso de alcohol o de estupefacientes asociado a ciertos delitos violentos (homicidios, robos, muertes por imprudencia, etc.), pero no existen estudios serios sobre la incidencia real de estos factores. Lo mismo ocurre con la tenencia legal o ilegal de armas.

Por otra parte, los estudiosos suelen remarcar la multicausalidad de la violencia, que es propia de las sociedades modernas, en especial en las grandes ciudades. El origen a veces está en el mismo ámbito familiar (en el que se producen y reproducen conductas violentas); en otros casos, aparece y se aprehende en la escuela o se manifiesta en otros ámbitos de la vida social.

Para poder prevenir los hechos de violencia deviene necesario conocer con mayor profundidad este fenómeno, a fin de poder encarar acciones de promoción de formas de convivencia pacífica y de tolerancia. Las grandes ciudades suelen maximizar y diversificar las manifestaciones violentas.

Entre las prioridades en relación a la violencia destacamos la necesidad de encarar acciones orientadas a: a) la violencia intrafamiliar: a fin de prevenir y limitar, los abusos de diversa índole (físico, sexual y psicológico) que se manifiestan en el ámbito familiar (programas para la pareja, programas de detección temprana de abuso en niños, programas de protección, etc.); b) la violencia en las escuelas, a efectos de desarrollar mecanismos de prevención anticipatorios de situaciones graves y para llevar programas de educación que contemplen la resolución pacífica de los conflictos ; c) la violencia en las calles y en los espacios públicos, en miras a otros escenarios donde se proyecta la violencia, en los que suele aparecer asociado al porte de armas, la ingesta de alcohol o de drogas, o el accionar de pandillas o bandas. El Plan de Seguridad Democrática coincide con esta visión y contempla líneas de acción específicas para prevenir la violencia en estas áreas.

En esta materia, especialmente en lo concerniente a la violencia intra-familiar, resulta importante introducir la perspectiva de género, pues no puede ignorarse que la mujer representa un grupo vulnerable específico y que el sexismo en la administración de justicia suele favorecer la impunidad y la victimización. Garantizar los derechos humanos exige asegurar la igualdad y, en éste cometido, la justicia penal debe contribuir a asegurar la paz y el orden y reparar las situaciones de desigualdad, tutelando especialmente a las personas más débiles. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que “entre el 16 % y él 52 % de las mujeres experimentan violencia física de parte de sus compañeros, y por lo menos una de cada cinco mujeres son objeto de violación o intento de violación en el transcurso de su vida”, destacando que “la violencia anula la autonomía de la mujer y mina su potencial como persona y miembro de la sociedad”.

Por último, resulta prioritario considerar el rol que juegan los medios de comunicación como productores o reproductores de violencia, y también la importancia que pueden asumir en las estrategias preventivas. Debemos tener en cuenta que los medios cumplen una función social fundamental, pues contribuyen a moldear opiniones, valores y formas de reacción. Además su influencia en los niños suele ser aún mayor, especialmente de la televisión, por la fascinación que ejerce desde edades tempranas y la posibilidad de transmisión de imágenes o comportamiento violentos.

Participación de la Comunidad y descentralización de la gestión

El aumento de la criminalidad y la violencia y del temor al delito depende en cierta medida de la intervención estatal, pero también de la sociedad y de su capital social. Esto implica reconocer que la acción gubernamental tiene ciertos límites y asumir que es necesaria la participación de la comunidad; pero también resulta indispensable democratizar las políticas públicas, y la participación se inscribe en ese plano.

El capital social está representado por las organizaciones, grupos, redes y afiliaciones sociales basadas en la confianza y en las normas de reciprocidad; pueden ser formales o informales (iglesias, sindicatos, clubes, cooperativas, juntas vecinales, etc.). El capital social ofrece infinidad de respuestas a los conflictos, contribuyendo a evitar, reducir y limitar sus efectos.

Los estudios destacan que “el establecimiento y fortalecimiento del sentido de comunidad y de la interacción social entre los habitantes actúa como un importante inhibidor del crimen. En la medida en que el ciudadano sienta mayor sentido de pertenencia a su comunidad, crecerán su compromiso y participación, uniéndose con otros ciudadanos para la planificación de acciones tendientes a mejorar la calidad de vida de la comunidad”. Por otro lado, no puede desconocerse que las políticas de solución de problemas basadas en la comunidad son más sensibles a las necesidades de las víctimas, pues reducen el riesgo de doble victimización.

Se ha dicho que “Las estrategias comunitarias se basan en la premisa de que la ciudadanía tiene una responsabilidad directa en el sostenimiento de los valores y normas que llevan a uña deseable organización social. Una política de prevención comunitaria se dirige a activar los recursos sociales de varias maneras. En primer lugar promueve la acción de los controles sociales informales ajenos al sistema de justicia formal. En segundo lugar hace de puente entre los problemas cotidianos de la gente y la estructura formal de las instituciones públicas. Tercero, concentra la adhesión al orden establecido y la capacidad de solidaridad de la mayoría, y lo pone a trabajar de manera operativa en el incremento de la seguridad común. Cuarto, dado que todos somos dependientes de los servicios que brinda la comunidad: médicos, educativas, policiales, etc., y que ello suscita una tendencia retributiva, un programa de prevención comunitario puede sacar ventaja del accionar de los servicios sociales ya operantes. Una premisa básica de esta orientación, es que sólo el Estado está en posición adecuada para otorgar dirección y coordinar el trabajo de la compleja red de organizaciones, que brindan servicios en una sociedad pluralista”.

La estrategia de la acción comunitaria esta intrínsecamente destinada a operar sobre las actitudes y hábitos de conductas, orientándose a evitar los ataques delictivos potenciales, trabajando sobre los eventuales victimarios y conjurando las condiciones para que las propias víctimas contribuyan a reducir los riesgos de victimización.

Es muy importante tener en cuenta que a través de las estrategias comunitarias se incursiona en un terreno muy fértil pero a la vez muy complejo, donde la experiencia acumulada en otros países, aún en aquellos que cuentan con una amplia trayectoria en acciones comunitarias en el campo de la educación, la salud y de la defensa civil, ha demostrado que ese medio puede dejar de ser fértil si no se delimitan con claridad sus alcances y objetivos, si no se parte de una percepción realista de las organizaciones sociales involucradas, si no se cuentan con los recursos necesarios y si falta coordinación y una adecuada supervisión.

La orientación comunitaria, por otra parte, exige un nivel de descentralización de la política criminal pues el ámbito local suele ser el medio de intervención más eficaz y sustentable de las acciones preventivas. En el mencionado X Congreso de Naciones Unidas sobre Prevención del deliro y Tratamiento del Delincuente se ha dicho al respecto: “Las ciudades han sido señaladas como el centro de interés de la seguridad comunitaria. Si una ciudad se siente segura y es segura, las personas residirán en ella, la vida económica florecerá y la ciudad será atractiva. Las ciudades están en una situación excepcional para reunir agentes clave en torno a los problemas locales, pero a menudo requieren apoyo de otros niveles de gobierno para lograrlo. La acción a nivel local es generalmente el medio más eficaz de abordar los retos y los problemas”.

En esa dirección, ya existen iniciativas en nuestro medio que deben acompañarse y fortalecerse, tales como el Voluntariado por la Seguridad Pública de Santiago (VOSES) y algunos consejos organizados de vecinos que ya funcionan en Santo Domingo.

Conocer el capital social representa una de las principales prioridades para un plan que pretenda hacer de la participación ciudadana un eje central. Debe hacerse un mapeo de los recursos comunitarios en cada región o distrito, de los proyectos existentes y de las experiencias concretadas o frustradas. Ello permitirá definir las formas de la participación de la ciudadanía, que puede asumir un carácter consultivo (provisión de información), decisional (participa en ciertas resoluciones con los órganos estatales), ejecutiva (se hace cargo de la implementación de programas o medidas) y fiscalizadora (controla la ejecución de las medidas).

Dentro de este contexto, vale la pena destacar las líneas de acción propuestas en el Plan de Seguridad Democrática de la República Dominicana, tendientes a la creación de una Policía Comunitaria. El principal objetivo de esta medida es “mantener una presencia permanente en las calles y en los barrios para establecerse como parte integral de la misma comunidad y no como una parte aislada. Se redefine el concepto de patrulla en los barrios no solo como vigilancia sino como prevención y recuperación del espacio público”.

Multiplicidad de campos de actuación y pluralidad de actores

La complejidad de la criminalidad a la que se ha hecho referencia anteriormente explica la multiplicidad de campos de actuación de la política criminal y también la extraordinaria variedad de acciones de prevención imaginables. Resulta insostenible en nuestro tiempo pensar que la inseguridad ciudadana pueda ser sólo un problema de la Policía y de la justicia Penal. Es menester tener una visión más integral de la cuestión, pero también la suficiente claridad como para reconocer las distintas dimensiones del fenómeno y los diversos campos de actuación.

Como se ha señalado en el X Congreso de Naciones Unidas sobre Prevención del delito y Tratamiento del Delincuente, “toda medida eficaz de prevención del delito y justicia penal requiere la participación, como asociados y protagonistas, de los gobiernos, las instituciones nacionales, regionales, interregionales e internacionales, las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales y los diversos sectores de la sociedad civil, incluidos los medios de información y el sector privado, así como en reconocimiento de sus respectivas funciones y contribuciones”. En la misma Declaración, se expresa además: “Reconocemos que las amplias estrategias de prevención del delito en los planos nacional, regional y local deben abordar las causas profundas y los factores de riesgo relacionados con la delincuencia y la victimización mediante la adopción de políticas sociales, económicas, de salud, educacionales y judiciales. Encarecemos la elaboración de esas estrategias, conscientes del éxito demostrado de las iniciativas de prevención en numerosos Estados y confiados en que la delincuencia puede reducirse aplicando y compartiendo la experiencia colectiva”.

La prevención primaria del delito y la violencia se desenvuelve en espacios distintos de la prevención secundaria y la terciaria, con intervenciones de organismos estatales diferentes, actualmente sin ninguna o muy deficiente articulación, muchas veces con diagnósticos inexistentes y orientaciones divergentes.

Existen ámbitos de actuación propios de la prevención social y de la prevención primaria que se vinculan con la salud pública (detección de la violencia familiar, adicciones, etc.), la educación (violencia escolar, detección de abusos, etc.), el transporte (seguridad vial, medios de transporte público, etc.), el empleo (lucha contra la desocupación, empleos informales en la vía pública, trabajo infantil, etc.), el desarrollo urbanístico (el impacto de grandes centros de concentración, como estaciones, mercados, etc.; o la seguridad de plazas y paseos), el comercio (control de la venta de bebidas alcohólicas, restricciones para el ingreso de menores de edad, etc.); la acción social o el desarrollo humano (atención de emergencias sociales, pobreza, atención a víctimas, etc.), la autoridad migratoria y aduanera (control de la frontera, ingreso de ilegales y deportados, contrabando, etc.) y las autoridades financieras (lavado de dinero, movimientos sospechosos de capitales, control de entidades financieras, etc.), entre otras.

Además de estos sectores, están los ámbitos correspondientes a los organismos policiales y de seguridad, el Ministerio Público y los órganos de la administración de justicia, con una incidencia específica y un campo de actuación propio.

Es indispensable plantear un escenario de trabajo que permita reunir y coordinar las acciones públicas. Para ello resulta necesario hacer un mapeo de programas y de medidas vinculadas con la prevención delictiva o de la violencia. La reunión y dinámica de las distintas instituciones involucradas no puede quedar librada al azar y a la buena voluntad de algunos funcionarios. Por lo general suelen aparecer dificultades en la interrelación de los órganos estatales que conviene prevenir adecuadamente.

La interagencialidad, entendida como forma de actuación coordinada de los diversos actores gubernamentales, pretende aprovechar y optimizar los recursos públicos, evitar la superposición y neutralización de acciones en algunos casos y, en otros, reforzar la efectividad de otras. La interagencialidad, no puede quedar en el plano de los niveles directivos de cada organismo involucrado, sino que debe penetrar al interior de cada una de las instituciones, para que pueda incidir en el campo operativo.