Tag: sentencia de la suprema corte de justicia

¿Cuál es el procedimiento para la aprobación de un estado de gastos y honorarios de los abogados de acuerdo con la jurisprudencia?

Considerando, que para la mejor comprensión de lo que se decidirá, se impone expresar, que de la combinación de los artículos 11 de la Ley núm. 302 sobre Honorarios de los Abogados, modificada por la Ley núm. 95-88, y el artículo 254 del Código Procesal Penal, la manera como opera la aprobación de un estado de gastos y honorarios es la siguiente:

Cuando la solicitud se presenta por ante un tribunal de primer grado, la aprobación está a cargo de la secretaria del tribunal que conoció del asunto, cuyo resultado está sujeto a revisión por parte del Juez del tribunal que tomó la decisión, si es solicitada (artículo 254 del Código Procesal Penal) y por último, si hay motivo de quejas, se puede impugnar ante el tribunal inmediato superior, (artículo 11 de la Ley núm. 302) que es la Corte de Apelación del Departamento Judicial correspondiente;

Por otro lado, cuando la solicitud se interpone por ante una Corte de Apelación o la Suprema Corte de Justicia, la aprobación corresponde a la secretaria, y la revisión de la misma al presidente de esa corte, mientras que la impugnación presentada debe ser conocida por el pleno, es decir, por los miembros que conforman la corte de que se trate; que en el caso del Distrito Nacional, por estar la Cámara Penal de la Corte de Apelación divida en Salas, el pleno lo forman todos los miembros de las diferentes Salas, al igual que ocurre en la Suprema Corte de Justicia;

Sentencia de la Suprema Corte de Justicia de fecha 22 de diciembre de 2010

Condiciones para ser admitida la excusa legal de la provocación

Considerando, que la Corte a-qua obró correctamente, toda vez que expuso que para ser admitida la excusa legal de la provocación, deberían encontrarse reunidas las siguientes condiciones:

“1ro.- Que el ataque haya consistido necesariamente en violencias físicas;

2do.- Que estas violencias hayan sido ejercidas contra seres humanos;

3ro.- Que las violencias sean graves, en términos de lesiones corporales severas o de apreciables daños psicológicos de los que se deriven considerables secuelas de naturaleza moral;

4to.- Que la acción provocadora y el crimen o el delito que sea su consecuencia ocurran bastante próximo, que no haya transcurrido entre ellos un tiempo suficiente para permitir la reflexión y meditación serena, neutralizar los sentimientos de ira y de venganza”;  que siendo la comprobación de la existencia de estas circunstancias cuestiones de hecho que los jueces del fondo apreciaron haciendo uso del poder soberano que le otorga la ley, su decisión no puede ser censurada; (Segunda Cámara de la Suprema Corte de Justicia, Sentencia No. 15 del 15 de enero de 2003; Boletín Judicial No. 1106, Pág. 224).