Category: alcohol y tabaquismo

Alimentación de madre lactando

Durante la lactancia, la madre debe consumir mayor cantidad de alimentos con el fin de proteger su estado de salud y nutrición y asegurar suficiente producción de leche para amamantar a su hijo o hija.

La madre en período de lactancia, puede comer toda clase de alimentos, sin restricciones, incluso en el primer mes después del parto. La producción de leche implica un gasto extraordinario de energía, que la madre debe cubrir con alimentos, con el fin de evitar el deterioro de su estado de salud y nutrición.

Para que la madre pueda cubrir sus necesidades nutricionales de calcio y de hierro, es importante que en su alimentación incluya alimentos como leche, carnes, vísceras rojas, leguminosas secas, frutas y verduras. La madre lactante puede mejorar el valor nutritivo de su alimentación, consumiendo, en una misma comida leguminosas secas, cereales, verduras y frutas.

La madre en período de lactancia, necesita tomar líquidos para mantenerse hidratada de modo que pueda mantener la cantidad suficiente de leche; el mejor indicador de la cantidad de líquidos que la mujer requiere es la sed; por esto es importante que consuma agua, leche o jugos naturales cada vez que sienta sed y es importante que la calme tomando agua, jugos o leche, pero sin olvidar que la producción de la leche se garantiza por la succión del bebé.

El éxito de la lactancia materna no sólo depende de la alimentación consumida por la madre, sino también de otros factores como el apoyo afectivo y efectivo del padre del niño y la familia, así como de la confianza de la madre en su capacidad de amamantar.

Un buen estado de salud y nutrición en la madre lactante es fundamental para garantizar la crianza del niño o de la niña y el bienestar del grupo familiar. Para ello, es necesario espaciar los nacimientos, asegurar a la madre una alimentación adecuada y corresponsabilizarse en las tareas del hogar y la crianza a fin de que la madre lactante tenga el descanso necesario y la disponibilidad para ali¬mentar y atender a su hijo o hija recién nacido.

Recomendaciones
En general, las mujeres lactantes deben consumir una dieta bien balanceada y variada. Tomar suplementos vitamínicos y minerales no es un sustituto para la sana alimentación.

Consuma cantidades generosas de frutas y verduras, panes y cereales integrales, productos lácteos ricos en calcio y alimentos ricos en proteína (tales como carnes, pescados y legumbres). Asegúrese de estar obteniendo la cantidad adecuada de calorías. A continuación encontrará recomendaciones alimentarias diarias:

Leche, yogur y queso: ingerir por lo menos cuatro porciones
Carnes, aves, pescados, legumbres secas, huevos: ingerir por lo menos tres porciones
Verduras: ingerir por lo menos de tres a cinco porciones
Frutas: ingerir de dos a cuatro porciones (escoger dos alimentos ricos en vitamina C y en ácido fólico y          un alimento rico en vitamina A)
Pan, cereal, arroz y pasta: ingerir alrededor de seis a once porciones
Grasas, aceites y dulces: sin restricciones
Usted debe estar comiendo cinco porciones de alimentos que tengan suficiente calcio todos los días, incluyendo leche, yogur, queso, tuna o sardina, brócoli.

Esta es sólo una guía. Es probable que usted necesite comer más de acuerdo con su talla y nivel de actividad.

Los requerimientos calóricos de la mujer lactando son:
Adolescentes de 16 a 17.9 años: 2,550 Kcal., 2,850 Kcal. y 3,250 Kcal. dependiendo de la actividad física que se realice leve, moderada e intensa. Si la embarazada tiene 18 o más años de edad los requerimientos calóricos varían siempre dependiendo de la actividad física de 2,650 Kcal. a 2,900 Kcal. y 3,550 Kcal.

En relación a las proteínas hay que adicionar 26 gramos de proteína total en los primeros seis meses de lactación y 18 gramos de proteína total de los 7 a los 12 meses de lactación. Las cantidades se reducen a 19 gramos y 13 gramos si la proteína alimentaría es de alto valor biológico.

Beber líquidos
Las madres lactantes necesitan un consumo adecuado de líquidos para mantenerse hidratadas. La mayoría de los expertos recomienda tomar suficiente líquido para calmar la sed. Ocho porciones de 236 mL (8 onzas) o 1,800 mL (64 onzas) de líquidos tales como agua, leche, jugo o sopa es una buena meta.

Es posible que algunos alimentos altamente alérgenos (fresas y maní) puedan pasar a la leche materna, incrementando el riesgo de una alergia alimentaria posterior en el bebé. Si esto es preocupante, hable de estas alergias con el pediatra.

Productos no permitidos: cafeína, alcohol y tabaquismo
La cafeína en cualquiera de sus presentaciones debe estar fuera de la alimentación de una mujer lactando. Aunque se dice que una madre lactante puede consumir sin problema cantidades moderadas de cafeína (equivalente a una a dos tazas de café diarias), sin ocasionar daño a su bebé; el consumo de cualquier cantidad de cafeína superior puede causar agitación y problemas para dormir en el bebé. Si toma café vigile muy bien las reacciones que esto causa en su bebé.

Dado que se ha encontrado alcohol en la leche humana y esto puede interferir con el reflejo de salida de la leche, evite el consumo de alcohol mientras amamanta. Ningún trago ocasional asegura que no incrementará los riesgos del bebé durante el amamantamiento.

Si usted es fumadora, ésta es una grandiosa oportunidad para dejar de hacerlo por usted misma y por el bebé. La nicotina y otros químicos del cigarrillo se encuentran en la leche materna.
Inhalar humo incrementará el número de resfriados o infecciones que su bebé pudiera presentar.
Si no puede dejar de fumar sin ayuda, consulte con el médico. Ver: consejos para dejar de fumar. 

Fármacos en la leche humana
Muchos medicamentos, recetados o no por el médico, pasan a la leche materna. La mayoría son se-guros.
Consulte con el médico antes de tomar cualquier medicamento. Asimismo, NO deje de tomar ningún medicamento recetado sin consultarlo previamente con el médico. Recuerde que los medicamentos que eran seguros mientras usted estaba en embarazo pueden no siempre ser seguros mientras está amamantando.