Category: cereales

Alimentación durante el embarazo, Segunda Parte

La alimentación durante el embarazo constituye un factor de vital importancia para la correcta formación y crecimiento del bebé. Una dieta balanceada y nutritiva, es primordial a lo largo de todo el embarazo. Es que en este período, se impone satisfacer también los requerimientos nutricionales del bebé.

Una de las condiciones fundamentales para mantener una dieta bien balanceada es no comer demasiado de cada uno de los grupos de alimentos, ya que se necesita variedad para obtener adecuados suplementos de proteínas esenciales, minerales y vitaminas. La correcta alimentación también
contribuye a evitar un trabajo de parto prematuro, al equilibrio emocional y a la recuperación corporal después de dar a luz.

En aquellos casos en que la futura mamá tenga sobrepeso, deberá limitar el consumo de alimentos calóricos tales como: dulces, azúcares y grasas.

Es fundamental que en toda alimentación estén presentes estos cinco grupos de nutrientes:

La dieta diaria de una embarazada debe ser equilibrada, variada, adecuada y con calidad e higiene. En las comidas deben estar presentes los diferentes grupos de alimentos.
Utilizando el Pilón de la Alimentación y Nutrición, en el cual encontramos los diferentes grupos de alimentos tales como: cereales, víveres y tubérculos, frutas, verduras, y/o vegetales, pescado, carnes, vísceras, leguminosas, huevos y leche, yogur, quesos y alimentos fortificados.

Se recomienda consumir diariamente tres comidas principales y dos meriendas.

Fruta (24 raciones): recuerda que una ración equivale a media taza de fruta cortada, una fruta mediana (como una naranja, mandarina, guineo pequeño, una manzana) o a tres ciruelas.

Cereales/víveres/tubérculos (611 raciones): una ración equivale a una rebanada de pan, media taza de arroz, pasta o víveres, maicena, avena, trigo.
Lácteos (34 raciones):una ración es un vaso de leche, dos yogures, una lonja de queso.

Proteínas (23 raciones): una ración es un filete de carne roja, vísceras de pollo, de pescado, o bien, dos huevos. Las leguminosas, habichuelas, lentejas, guandules, garbanzos, maní, almendra.

Vegetales y/o Verduras (35 raciones):una taza de verduras crudas o media taza de verdura cocida.

Azúcar, grasas y sal yodada: la sal es necesaria para el embarazo y no debe suprimirse de la dieta. Todos deben consumirse con moderación.
Se debe evitar fumar y beber alcohol.

Alimentación del niño/a de 6 a 11 meses: alimentación complementaria

La selección de los primeros alimentos complementarios está basada en la capacidad de ser aceptados y digeridos por el bebé de forma adecuada, además de constituir fuentes de nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo y que no son capaces de adquirirse a través de la leche materna después de los seis meses de vida.

La alimentación complementaria inicia a partir del sexto mes y se continúa con la lactancia materna.

Primeros alimentos
En esta primera etapa de la alimentación es conveniente ofrecer al bebé alimentos de textura suave en forma de papillas que ayuden a su fácil digestión, elaborados a partir de un solo ingrediente y en cantidades muy pequeñas. Una vez que el niño haya aceptado una clase de alimento, es recomendable esperar de tres a cinco días para añadir uno nuevo, así como el incremento en la cantidad en forma lenta y progresiva, de acuerdo con el apetito y la respuesta del pequeño.

Se inicia con los cereales, arroz, maíz y avena por que estos son libres de gluten.

Preparación de las papillas para el periodo de 6 a 11 meses de edad del niño/a
• Seleccionar y lavar previamente los utensilios que se van a ocupar en la preparación.
• Retirar de las frutas y verduras que se van a utilizar, las partes deterioradas y lavarlas bajo un chorro de agua.
• Elegir un trozo pequeño de carne de pollo, carne de res según indica el menú, ponerlo en la olla en una taza de agua hirviendo.
• Luego, agregar a la olla las verduras cortadas en trozos medianos, comenzando con las más duras.
• A continuación, agregar una cucharadita de arroz, fideos, según sea el caso, y luego las verduras más blandas.
• Cocinar todo durante 15 minutos, reponer el agua que se vaya consumiendo con el calor.
•Colar la preparación, escurrida en la licuadora hasta obtener un puré. Puede agregar gradualmente agua de la cocción de las mismas verduras para darle más suavidad.