Category: vocabulario

Glosario basado en el uso, abuso y dependencia a sustancias piscoactivas y aconductas adictivas

Abuso: Consumos de sustancias psicoactivas que dañan o amenazan con dañar la salud física, mental o el bienestar social de un individuo.

Compulsión: Necesidad patológica de actuar frente a un impulso que, en caso de ser resistido, provoca ansiedad; comportamiento repetitivo en respuesta a una obsesión o llevado a cabo de acuerdo con determinadas reglas, sin una finalidad real en sí mismo más que evitar que algo suceda en el futuro. (Psiquiatría clínica. Manual de bolsillo, tercera edición, Kaplan-Sadock, 2003)

Consumo perjudicial: Forma de consumo que está afectando ya a la salud fisica (como en los casos de hepatitis por administración de sustancias psicótropas por vía parenteral) o mental, como por ejemplo, los episodios de trastornos depresivos secundarios al consumo excesivo de alcohol.

Craving: El término inglés hace referencia a un deseo extremadamente intenso e irrefrenable de autoadministrarse una sustancia. Se denomina tolerancia a la necesidad progresiva de administrar cantidades crecientes de una sustancia para conseguir el efecto deseado.

Dependencia a sustancias: DSM-IV define como un conjunto de síntomas cognoscitivos, comportamentales y fisiológicos que indican que un individuo continúa consumiendo una sustancia a pesar de la aparición de problemas significativos relacionados con ella.

Despersonalización: Sensación de irrealidad respecto de uno mismo, una parte de uno mismo o el medio ambiente, que ocurre bajo estrés o fatiga intensos.

Desrrealización: Pérdida del sentido de la realidad; sentimiento de alteración de la realidad o de que ha ocurrido un cambio en el ambiente.

Intoxicación aguda: Estado transitorio consecutivo a la ingestión o asimilación de sustancias psicótropas o de alcohol que produce alteraciones del nivel de conciencia, de la cognición, de la percepción, del estado afectivo, del comportamiento o de otras funciones y respuestas fisiológicas o psicológicas.

Mecanismo de defensa: Proceso psicológico automático que protege al individuo de la ansiedad y de la conciencia de amenazas o peligros externos o internos. Los mecanismos de defensas mediatizan la reacción del individuo ante los conflictos emocionales y ante las amenazas externas. Algunos mecanismos de defensa son casi siempre desadaptativos.

Otros pueden ser desadaptivos o adaptativos en función de su gravedad, inflexividad, despersonalización y desrrealización en el contexto en el que ocurran.

Negación: Capacidad del individuo para ignorar lo que está sucedien¬do en su vida. Aún lo que es obvio para todos los demás, es un mecanismo de defensa psicológico que se emplea para escapar a realidades muy traumáticas o dificiles de enfrentar.

Obsesión: Idea, pensamiento o impulso persistente o recurrente que no pueden ser eliminados de la conciencia mediante la lógica o el razonamiento; las obsesiones son involuntarias y por lo tanto egodistónicas.

Religiosidad: Se llama así al carácter de preceptos religiosos en los que el sentimentalismo es esencial.

Síndrome de abstinencia: Conjunto de síntomas que se agrupan según diferentes modos y niveles de gravedad y que se presentan cuando hay una abstinencia absoluta o relativa de una determinada sustancia, tras un consumo reiterado, generalmente prolongado a dosis elevadas. El comienzo y la evolución del estado de abstinencia están limitados en el tiempo y están relacionados con el tipo de la sustancia y la dosis consumidas inmediatamente antes de la abstinencia.

Síndrome de dependencia: Conjunto de manifestaciones fisiológicas, comportamentales y cognoscitivas en el cual el consumo de una droga, o de un tipo de ellas, adquiere la máxima prioridad para el individuo, mayor incluso que cualquier otro tipo de comportamiento de los que en el pasado tuvieron el valor más alto. La manifestación característica del síndrome de dependencia es el deseo (a menudo fuerte y a veces insuperable) de ingerir sustancias psicótropas (aun cuando hayan sido prescritas por un médico), alcohol o tabaco. La recaída en el consumo de una sustancia después de un período de abstinencia lleva a la instauración más rápida del resto de las características del síndrome de lo que sucede en individuos no dependientes.

CLASIFICACIÓN DE LAS SUSTANCIAS
Los organismos judiciales: Las clasifican en: controladas, no controladas, legales, ilegales, lícitas e ilícitas.


Las industrias: Clasifican de acuerdo con el uso: medicamentos, alimentos, etc.

Por su origen: Se pueden clasificar en: naturales, sintéticas y semisintéticas.

Según su efecto sobre el sistema nervioso central: Depresoras, estimulantes y alucinógenas.

Trastorno antisocial de la personalidad: Este trastorno consiste en un comportamiento inadaptado, en el cual el paciente no reconoce los derechos de los demás. No es estrictamente sinónimo de delincuencia. (Psiquiatría clínica, Manual de bolsillo, tercera edición, Kaplan-Sadock, 2003).

Trastorno de la personalidad por dependencia: El paciente es predominantemente dependiente y sumiso (Psiquiatría clínica, Manual de bolsillo, tercera edición, Kaplan-Sadock, 2003).

Trastorno límite de la personalidad: Es un patrón de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen y los afectos, y de una notable impulsividad. (Psiquiatría clínica, Manual de bolsillo, tercera edición, Kaplan-Sadock, 2003).

Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad: Tiende a predominar el perfeccionismo, el orden y la inflexibilidad. (Psiquiatría clínica, Manual de bolsillo, tercera edición, Kaplan-Sadock, 2003).

Trastorno psicótico: Trastorno que normalmente se presenta acompañando al consumo de una sustancia o inmediatamente después de él, caracterizado por alucinaciones auditivas, pero que afectan a menudo a más de una modalidad sensorial ( falsos reconocimientos, ideas delirantes o de referencia) a menudo de naturaleza paranoide o de persecución), trastornos psicomotores (excitación, estupor) y estados emocionales anormales que van desde el miedo intenso hasta el éxtasis. Suele haber claridad del sensorio, aunque puede estar presente un cierto grado de obnubilación de la conciencia, que no llega al grado de un estado confusional grave.

Uso de drogas: En contraposición al abuso, es aquel patrón de consumo en el que no se producen consecuencias negativas para la salud, no aparecen problemas individuales ni dependencia.