Cuidados de la salud de los recién nacidos

El baño
qPuede ser diario desde el nacimiento, aunque no se le haya caído el cordón aún. Hay que elegir un momento tranquilo del día, o cuando al bebé le resulte más relajante, y se convertirá esta práctica en un juego entrañable para los padres y el bebé.

qTener todo lo que se pueda necesitar a mano.

qNo llenar mucho la bañera, basta con unos 10-15 cm. de agua.

qLa temperatura del agua debe ser agradable (36-38°C). Comprobar que no quema introduciendo un codo o el dorso de la mano.

qLa temperatura ambiente también debe ser agradable (22-24°C), evitando las corrientes de aire.

qUsar jabones suaves y en muy poca cantidad, aprovechando la misma agua para enjuagarle. Si es niño/a, limpiar la zona entre los genitales y el ano.

qDespués del baño podemos aprovechar para hidratar su piel a la vez que le damos un masaje usando una crema o aceites adecuados para su edad. Este masaje permite el contacto íntimo de los padres con el bebé, le relaja para el sueño y nutre su piel.

qEl baño no ha de durar demasiado. Al principio bastan unos minutos, y a medida que el bebé va creciendo se puede prolongar este momento.

qSacarle del agua con cuidado, envolviéndolo en una toalla limpia y seca, y secarle con suavidad.

Las uñas
Se cortan, pero no demasiado. Las uñas de los pies se cortan rectas. Las de las manos deben recortarse sin que queden picos, para evitar los arañazos. En ambos casos nunca cortaremos al límite de la piel, para evitar que las uñas se claven en el dedo. El cortauñas debe ser de uso exclusivo del bebé.

Los ojos, la nariz, los oídos
Si es necesario, limpie desde la parte interna del ojo hacia la externa. En los oídos limpie sólo la parte externa visible y con una gasa húmeda. La cera que segrega el oído sirve como defensa y no debemos intentar extraerla. La nariz se obstruye con facilidad, aunque la cantidad de moco no sea abundante. El estornudo, que se produce con bastante frecuencia, es la forma en que el bebé limpia sus mucosas.

El ombligo
qSe limpia diariamente, con agua y jabón, durante el baño. Para favorecer su cicatrización y prevenir infecciones, procurar mantenerlo siempre seco y limpio.

qNo hay que cubrirlo con gasas, pues favorece la humedad. Si tiene mal aspecto, huele mal, tiene secreciones o sangra, acudir al centro salud.

qCuando el cordón se caiga (entre los 5 y 15 días aproximadamente), se debe seguir limpiando hasta que esté bien seco. La desinfección del ombligo no debe hacerse con yodo, sino con alcohol de 70° aplicado 2 o 3 veces al día, tras el baño y el cambio de pañal, hasta la caída del cordón y la cicatrización umbilical. En caso de infección no aplicar remedios caseros.

Habitación y cuna
La habitación ha de estar a una temperatura en torno a los 20°C, tranquila, con buena ventilación y sin objetos que acumulen polvo. Es necesario un ambiente libre de humos de tabaco. Los hijos de madres y padres fumadores sufren más infecciones respiratorias, otitis y más ingresos hospitalarios por bronquitis y neumonías que los hijos de los no fumadores. La cuna debe ser adecuada; cuando se acueste al bebé no ponerle cadenitas, medallas, baberos ni alfileres, por su seguridad.

El paseo
Los paseos del bebé son muy importantes para su salud. Hay que sacarle a la calle desde el alta hospitalaria, siempre que no exista ningún problema que lo impida. Es relajante para el bebé y favorece la recuperación del tono muscular y del sistema circulatorio de la madre.

Procurar pasearlo por sitios tranquilos, alejados de ruidos y humos, aprovechando las horas de sol de la mañana y el atardecer. La luz solar ayuda a activar la vitamina D, por lo que si el tiempo lo permite es bueno que su cara, brazos y piernas estén al aire libre.

2 Comments

  1. pegatinas personalizadas

    Muy chula esta entrada, aprovecho para felicitaros por
    esta página, que os he encontrado por internet y me parecen todos los contenidos muy interesantes.

  2. Lawrence

    Posiblemente se sienta excepcionalmente cansada las primeras semanas del embarazo.

Comments are closed.